Siempre tú.

Solo palabritas

Sabes hacerlo, me llevas a un mundo de ilusión donde creo que aún tú corazón tiene latidos para mí. Pero luego me das una dosis de esas que me despiertan y veo que es solo mi deseo que confunde y mezcla todo.

No volveré a caer en ese juego. Si no te das cuenta cuanto me lastima seré yo quien esta vez se aleje. No me iré por que aún tengo necesidad de ti, pero estaré ahí ausente, espectadora de tu sonrisa, de tus movimientos, de tu manera de tenerme allí sin quererme.

Sabes enviarme al avismo, sabes congelar mis latidos y descongelar mis ojos.

~

Sabes como matarme. Amor.

Sentimientos.

Siento miedo, de ése que se anida en los ojos y se clava en el corazón dejando vacíos. De ése que deja huella en la piel, que recorre las mejillas, no te deja respirar, te afixia y duele.

Ése que se apodera de los sueños, de las esperanzas de un mañana. De una tarde de cantos de pájaros, de un vuelo en el columpio, de flores y mariposas en el jardín, de niños en bicicleta, de no ver más ésas hojas otoñales que me hacían suspirar, de frutos sin comer, de noches de películas y de madrugadas sin dormir.

Tengo miedo de perder todo aquello que creía mio. Mío.

~ Pan2ra_

A tu lado amor.

Pensandote

Nunca olvido ése día, esta linda fecha donde una respuesta cambió mi vida.

Nunca un “Sí” había significado tanto para mí, por que esa palabra estaba vestida de nervios, de rebeldía y de miedo.

Nervios al no saber como se oiría ése ¡Sí! en mis labios, como cada palabra después de eso delataria todo lo que sentía por ti.

Rebeldia de hacer lo que no debía pero confiada de que nunca me soltarias.

Y miedo, mucho miedo si no la decía, por que estabas tú ahí con ésa carita en la que yo no dejaba de pensar y tenia miedo de no volver a mirar, con esas manos que fueron las primeras que me enamoraron y miedo de no tenerlas enlazadas a las mías, con ésa mirada que yo quería mía, ¡siempre mía! y llena de miedo de perderla.

Te he amado cada día de mi vida, con la esperanza de que tu me ames igual.

Nadie me hace más feliz que tú y ser por siempre tu bebé y tu princesa de la boca de fresa es mi promesa.

Te seguiré amándo así, con mis nervios, mi rebeldia y mis miedos.

Es diferente.

Solo palabritas

Todo lo que sentía, aquello que vivía en mi se fue en las últimas dos palabras que pronuncié para ti. Fue como liberar un sentimiento que estaba enjaulado, que no era mío, que te debía.

Se siente diferente ahora sin ti dentro de mí, no es vacio que deba llenar, no es dolor que deba sanar, no es nostalgia al recordarte tampoco.

Es diferente y aún no sé qué nombre darle.

Es una etapa terminada, un circulo cerrado, una mariposa fuera de su capullo, sin esperar más cambio que solo volar y disfrutar del paisaje, el aroma de las flores, disfrutando cada aleteo sin peso.

Es diferente, aunque no tiene nombre.

Me siento agradecida de las horas compartidas, de los días en tu compañia, de los meses intermitentes, de los años que ya no suman, de la vida que te trajo a mi.

Quizás, sigue siendo Amor su nombre… amor por mí.

Tras el cristal.

Voy a encontrarme y volveré a ser aquella que te quería aquí y un día vendrás y me buscarás entre las letras que son tuyas.

No me verás, pero estarán ellas diciéndote que nunca te fuiste de mí.

Que sonrio al pensar en ti y que llevo bordado tu aroma en mi almohada, en mi piel.

Que ése nombre que inventé para ti está tatuado en mi alma y muy escondido en mi corazón y en mis ojos donde nadie podrá sacarte. Nunca.

No hay salida para este sentimiento y no lo busco tampoco, no sabes lo que significas en mi vida, en mi día a día, en mis horas, en mi cama.

A pesar de lo que siento, seré una sombra en la esquina, una mariposa posada en el parque, un café sin terminar en aquella mesa, el calor al lado opuesto de tu cama, la brisa que susurre, un nombre que no podrás volver a repetir. Te preguntarás si en realidad yo existía.

Por que quiero ser un sueño bonito, esa carta en tu cajón que aveces buscas para suspirarla, que lees una vez y otra vez por que es importante para ti.

Tú, tú seras mi eterno amor tras el cristal.

Novios cruzados.

Él y yo.

Fueron sus ojos o sus palabras o su sonrisa o quizás su cara…tal vez sus labios o tal vez los míos, no lo sé, pero el deseo estaba allí, corriendo por mis venas.

La noche lo trajo a mí y no me dejaba ir, eran sus manos las que sujetaban las mías tras el cristal. Eran sus palabras como vidrio en mis venas, clavándose hondo en mí, dejando sus huellas.

Inocentes de lo que esta pasando podemos ser culpables de lo que pueda pasar, por que somos amigos pero nos duele vernos con alguien más.

Cada mañana al volvernos a ver sin ése cristal, no existe más nadie, solo somos él y yo.

La culpa.

Solo palabritas

Ver mi corazón romperse en pedazo duele más, pero es mi culpa.

Es mi culpa por tantas madrugadas amándote, por entregarlo todo y quererte más de lo que tú esperabas.

Por recibirte con los brazos abiertos cuando te dignabas a mirarme…por buscarte.

Por que siempre sentí que no tenerte era una agonía, es culpa mía.

Te ame y te amo sin control, sin medida.

Esta honda distancia.

Hoy, te fuiste tú. Mañana lo haré yo.

La distancia quedó marcada hace mucho tiempo y sin darme cuenta la puse yo.

Nunca pensé en que no te volvería abrazar, que tus ojos se cerrarían y tu corazón se detendría y que no volveria a latir para mi.

No puedo ir a ti, ya estas muy lejos de mi, pero seguiré amándote desde aquí, desde éste vacío que dejaste.

Con este corazón, más tuyo que mío.

Caricias al alma.

Ha borrado mi nombre de sus labios, de sus manos y sin piedad me ha olvidado.

Sentí 300 caricias en mi alma antes de recibir su última estocada, la que me dejó atrapada en un sueño. Sueño donde él ya no está, donde es un fantasma, una ilusión, un recuerdo…un adiós.

Hoy no tengo un nombre, ni un lugar para soñar, ni un mundo donde volverlo amar. Pero cada gota derramada, cada beso que a mi almohada doy, cada suspiro al tocar mi herida me llevan a él. Por que amarlo no puedo, pero odiarlo tampoco.

~

Pandora.

Usted

¿Piensa usted que soy inmune a sus flechazos? ¿Que mi piel y corazón son de hierro? ¿Que puedo esquivar día con día su poesía? No. No puedo y no quiero.

Quiero recibir sus cartas y quiero encontrarlo en cada linea que me hace temblar. Quiero suspirar y escribir las mías para usted, que mi sangre recorra mis venas ardiendo de ansias por volverlo a leer.

Quiero seguir siendo ése amor platónico que usted encontró en mí. Que siga errado y cegado. Que no descubra el amor impaciente y caprichoso que lo alejará.

Quiero enviar en una botella, palabras secretas que usted descifre y lo traigan a mí

~

PD. Quiero que me regale un corazón de acero.

Ésa herida que no se cura.

Una esperanza, Venezuela.

Hoy es un día muy especial se cumplen tres años en que mis ojos ya no te miran, que no siento tu calor, tu aire perfumado a mar y a montañas frías. Un día como hoy me alejé de ti con la esperanza de verte otra vez, de volver a ti. Pero ya son tres largos años sin sentirte.

Recuerdo el día que con agonía, angustia y algo de ilusión hice la maleta, ésa caja fúnebre en la que aún hoy me siento encerrada, sin aire aunque siempre estuvo vacía, y mira que traté de meter en ella todo lo que creí que necesitaría y me ayudaría a sentir en casa, pero pasa el tiempo y aún no me siento así.

Metí en ésa maleta todo lo que pude, para darme cuenta que al final no llevaba nada.

Me faltó espacio para la familia… ¡Sí! ésa con la que peleas hoy pero mañana ya te estás comiendo a besos ¡ésa familia quieres llevar en la maleta!

Los amigos, ésos que siempre están cuando no los esperas.

Y que decir de esas calles donde paseaba con mi primer y único amor, ese café donde le dije ¡Sí! (Ante un ultimátum), ese paisaje donde nos dimos el primer beso, y todos aquellos lugares donde las aventuras son parte de mi vida. Extraño cada pedacito de esa tierra.

¡Te extraño mamá!

¡Te extraño papá!

Extraño mi casa, extraño las historias que allí viví, extraño mi País: ¡Venezuela!

Hoy vivo abrazada a nuevas montañas, escribiendo nuevas historias junto a personas maravillosas que me dicen “veci”. Quiero mi presente, pero no dejo de añorar mi pasado.

Cuando salí de Venezuela lo hice con la esperanza de volver, y volveré.

Venezuela

Llegaste tú.

solopalabritas

Llegas con tus palabras empalagosas tocando las fibras mas sensibles en mí. Como si abrieras mi corazón y dejaras allí cada una para adueñarte de él, por que sabes que mi alma es un imán ante ti.

Por que no sabes, que ya es tuyo.

Me miras y descubres la fragiladad de mis ojos a tus labios, de mi piel a tu escritura, de mi vida a tus manos.

Me tomas en un momento frágil, cuando estoy frente al abismo y me llevas a tu mundo de fantasia. Devuelves mi sonrisa y la ansias de un café, de una luna, de una poesía.

~

¿Quien eres tú, que causas esto en mí?

Días como hoy.

Solopalabritas

Hay días donde estás más presente… en una imagen puedo verte, en unas palabras oirte y en muchas canciones sentirte.

Nos veo detenidos en el tiempo, sin pisadas en el corazón, sin huellas en alma. Como una hoja en blanco, donde podemos escribir nuestra historia sin final.

Por que este amor que yo siento por ti, nos basta para los dos. Por que estoy atrapada en un mundo donde solo existes tú.

~

Por que si tú me miras todo vuelve a tener sentido. Y no, no son solo palabritas.

Estocada.

Solopalabritas

Hay palabras que saben ser estocadas, y personas que sin piedad la clavan. Palabras que te despiertan de un sueño y te lanzan al abismo. Y no, no es rencor ni dolor lo que me aleja, es desilusión.

En verdad solo hacia falta cuatro palabras con destino para yo creer.

El amigo que aportó lo real lo llevo en mi corazón, pero al poeta, a él no.

~

“Fuimos una linda amistad”,ése fue el final.

Siempre tú.

Solopalabritas

Llegas y te posas en mis labios y cada caricia implora por una más, habitas en la brisa que mece mi cabello, mi piel reacciona a tu voz y tus palabras, eres el escalofrío que se cuela en mi ventana .

Te doy mi verdad cada vez que la quieras, te doy mi piel cuando la necesites, te regalo mi nombre cuando explotes por mí.

~

Podria darte mi corazón mil veces, aún sabiendo cual es el final.

La mala del cuento.

Palabras viajeras

¡Sí! la mala del cuento, por que siempre mis emociones han tenido el control sobre mí. Si estoy feliz la efusividad se convierte en abrazos, besos, sonrisas y más besos…si estoy triste, la melancolía se apodera de mis ojos, y mi corazón es un papel a la basura…y cuando me lastiman, entonces soy silencio y me voy sin pensar en nada y en nadie.

Pero eso no es lo que me hace la mala del cuento, la realidad es que después vuelvo arrepentida cuando ya se han cansado de mis tonterías y berrinches.

Una persona me enseñó que en el amor también hay que saber decir Adiós.

Veremos como me va a mí aplicando esas palabras. Por que decir adiós no me va bien, siempre me voy con un hasta pronto (o hasta que me de la gana) pero ¿un adiós? Eso si es nuevo. La persona que lo dijo, no era mi amor y mucho menos yo el suyo, pero me hizo pensar en alguien que si lo fue ( o es, por que aún me duele). Así que decirle adiós a quien ya no está no se si lo logre.

Ha dejado su fantasma conmigo, en mis días y noches, en mi café y canciones, en las flores y en el aire, en los caminos y las playas, en el columpio y en la cama.

~

Mi cama.